Esta casa autosuficiente en la isla de Sandhornøya, en el extremo norte de Noruega, consta de una cúpula geodésica que la rodea y le permite cultivar sus propios alimentos. El domo está formado por una estructura muy ligera construida solo con aluminio y vidrio, lo que representa la piel externa de la casa, esencial para bloquear los vientos helados del Ártico, la nieve y además permite la correcta iluminación mientras que se maximiza la ganancia de calor. La cúpula tiene paneles solares integrados que satisfacen las necesidades de energía de la casa.

Source: Cómo una familia vive en el Ártico en una casa autosuficiente