Higueras construyó en el centro de Madrid esta obra maestra de 8 metros de profundidad, completamente bajo tierra, un espacio lleno de luz, silencio y magia. La Cueva, denominada así por el arquitecto, cuenta con una privacidad extraordinaria, la cual, cuenta con un gran patio a doble altura y un enorme lucernario que es el punto de ventilación e iluminación de todas las estancias, proporcionando al interior una luz tamizada y constante.

La vivienda logra mantener una temperatura constante en el interior, entre 20 y 25ºC. Sobre la cubierta, hay 1,50 metros de tierra, más cinco claraboyas dobles (de 2 x 2 x 5= 20 m2), que aíslan de temperaturas molestas, ahorrando el 65% de energía innecesaria. Los cuatro muros son de hormigón. En el espacio, todo está pensado y proyectado de manera horizontal. Cada planta tiene 2,10 metros de altura.

En la parcela existía una vivienda que no se podía demoler porque estaba protegida y, a lo cual, las excavadoras de la época (finales de los años 70) no podían adentrarse porque eran muy grandes; así, el cubo se cavó a pico y pala.

Source: Arquitectura: Descubre la casa bajo tierra de Fernando Higueras