La vivienda, situada en Isla Plana (Cartagena), es obra del arquitecto español Miguel Fisac quien, en uno de sus múltiples viajes, quedó cautivado por el paisaje y decidió levantar una casa para su recreo, con vistas al Mediterráneo. Este chalé, que los vecinos no tardaron en bautizar como ‘La Cajonera’, por los cuatro contenedores que dan forma a la construcción, data de 1968.

Una obra maestra de la arquitectura española de mediados del siglo XX, compuesta por cuatro volúmenes rectangulares que se asientan sobre el terreno de manera escalonada, en la cual el primer contenedor estaba formado por el salón-comedor y la cocina; los otros tres eran como pequeños apartamentos con un dormitorio y un ‘office’ cada uno, además del gran mirador. De la casa disfrutó unos pocos años el arquitecto hasta que cambió Cartagena por Palma de Mallorca para sus vacaciones.

La casa ha sido transformada por los actuales propietarios quienes ampliaron y reformaron el inmueble en 2007. La finca se segregó en dos partes iguales, dividiéndola en dos viviendas de 150 metros cuadrados cada una.