Benimaclet era un pueblo de huerta, una isla en un mar de campos surcados por acequias. Con el crecimiento de la ciudad de Valencia la isla fue absorbida para convertirse en barrio, e inevitablemente, en anomalía dentro de la trama urbana. Y en esta condición resiste, cada vez más atenazada por la ciudad. La Casa Ricart se construye en una parcela situada en el Núcleo Histórico del barrio, y su vocación es reforzar las características tipológicas de las construcciones tradicionales donde los patios, aún de reducido tamaño, se convierten en el centro de la vivienda. Esta casa se organiza alrededor de dos patios: el primero, en la transición entre salón y cocina-comedor, está abierto al sol y contiene un olivo, el segundo, con un carácter más privado, es un patio protegido y con vegetación de sombra.

Source: Casa Ricart