Este edificio de apartamentos y locales comerciales proyectado en 1961 y terminado en 1964 por el arquitecto español Antonio Lamela, se sitúa en el paseo marítimo de Palma de Mallorca. El conjunto construido se distingue por su arquitectura limpia y simple. Está compuesto de un volumen inferior cubierto por una terraza ajardinada con piscina y de un bloque superior, jugando así con la topografía de la isla. Los programas de cada uno de los apartamentos son similares, variando únicamente el número de sus dormitorios.