La fachada oeste del nuevo Museo de la Imagen y Sonido de Río de Janeiro (MIS/RJ), cuenta con una composición de más de 100.000 placas de hormigón polímero creando un efecto cinético que revela el rostro de la cantante y actriz luso-brasileña Carmen Miranda. La fabricación personalizada de las placas de 15×15 cm en seis tonos de gris creando cada uno un píxel independiente, permite la formación de imágenes distintas, cambiando sutilmente los colores de cada pieza.

El sistema es 100% prefabricado, unificado y montado en seco, proporcionando una precisión absoluta, en respuesta a la necesidad de una alineación vertical y horizontal perfecta. El diseño ha sido a cargo de Diller Scofidio + Renfro, y la empresa ULMA, especializada en hormigón polímero.