El edificio fue proyectado en 1924 por el arquitecto Pedro Muguruza, compuesto por viviendas, oficinas, café concierto y cinematógrafo. Se encuentra situado en la Gran Vía madrileña, en frente de la plaza Callao, y fue uno de los lugares donde se colgaban, cuando aún existían, los carteles de cine pintados a mano por diferentes familias de artistas y que hoy han sido sustituidos por pantallas electrónicas.

Fue un encargo de la Asociación de la Prensa Madrileña (de ahí su nombre), mide 58 metros y cuenta con 16 plantas. Aunque no tiene un estilo muy definido, podría calificarse como neoclásico e influenciado por corrientes estadounidenses, como muestra su ladrillo visto rojo si lo asemejamos con el Auditorio de Chicago, de Sullivan y Adler.

Fue declarado Bien de Interés Patrimonial (BIP) por la Ley de Patrimonio Histórico de la Comunidad de Madrid, por su resistencia en el tiempo y por sus valores históricos, artísticos y arquitectónicos.

Source: El Palacio de la Prensa es Bien