Un espacio tecnológico y pragmático en un mismo lugar. Un edificio que explora las relaciones tecnológicamente sostenibles entre la forma más eficiente, las cualidades de confort y una construcción intensamente reversible, rápida y funcional. Las oficinas como cabeza visible de la empresa se posicionan en el solar en una ubicación privilegiada, dotando a la esquina de referencia de máxima visibilidad. Se valora las dos escalas del proyecto: la visibilidad cercana, más estática y la escala dinámica del AVE a su paso por León.

La planta se divide en cinco volúmenes principales: oficinas, laboratorios, producción, utilities y almacén que se combinan en un esquema compacto, estructurado a través de la circulación entre cada pieza, independizando cada programa y permitiendo el control de accesos a cada uno de ellos. Bajo el deseo del cliente, el edificio debía garantizar un crecimiento armónico de su estructura, por este motivo los vacíos existentes en las fachadas este y oeste permiten que la ampliación se incorpore sin afectar a la imagen exterior y volumetría. La fachada, a su vez, puede crecer englobando los nuevos cuerpos. En el interior de la planta biofarmacéutica, con una superficie de 8.380 metros cuadrados, se apuesta por una imagen neutral y blanca que quiere expresar la naturaleza sanitaria e higiénica de GH Genhelix.

La estructura de vigas de acero eleva unos metros del suelo una planta formada por cinco módulos de 6×7,5 metros. De esta manera se crea un voladizo que acoge la entrada principal del edificio y produce un espacio semiabierto en la zona inferior. Sobre la perfilería de acero se ha anclado una malla de metal expandido que unifica los diferentes módulos bajo una misma piel. Sobre esta chapa se ha impreso el nombre de la empresa farmacéutica: la superficie ondulada del recubrimiento modifica la percepción de la tipografía en su relación con el movimiento del observador.

Presupuesto: 4.890.000 € | 2008- 2011

Source: Planta Biotecnológica GHX