Aunque no se ha producido el veredicto final que otorga el Premio Mies van der Rohe 2017, el gran vencedor de este año ya es el proyecto del estudio londinense Assemble. Situado en Liverpool, el proyecto fue iniciado por la comunidad en la que se desarrolla, de gran diversidad social. Frente a las decisiones de las autoridades municipales de demoler las viviendas y eliminar la mala reputación que pesaba sobre el barrio, en el cual habían surgido en los años 80 y 90 diversos altercados que convirtieron al área tratada marginada social, económica y culturalmente, los vecinos actúan y desarrollan proyectos para revertir la situación.

A este proyecto se suma el estudio de jóvenes británicos, ganadores del premio Turner 2015 por esta misma acción social, que pretenden recuperar las calles y las viviendas de la zona afectada. La asociación de vecinos ya había comenzado poco a poco desde hace dos décadas la recuperación del barrio, limpiando y pintando las viviendas vacías, plantando especies vegetales en las inmediaciones y produciendo actividades sociales para la reactivación de la vida comunitaria.

En 2011, se produce un fuerte impulso con los proyectos de reconversión de las construcciones desocupadas desde una visión sustentable además del tratamiento de los espacios públicos, promoviendo nuevos puestos de trabajos y facilitando el emprendimiento de las personas locales.

Source: Granby Four Street by Assemble Studio