El antiguo palacio de los emperadores chinos abre nuevas áreas al público y afronta su mayor proceso de restauración de las últimas décadas. La Ciudad Prohibida de Pekín, antigua residencia de 24 emperadores de las dinastías Ming y Qing y centro de poder del país durante más de cinco siglos, es cada vez más accesible al público. En los últimos años el complejo palaciego más grande del mundo ha abierto nuevas zonas a los visitantes, con lo que ya es posible andar por tres cuartas partes de sus 720.000 metros cuadrados de superficie. La idea es seguir dando a conocer más zonas del complejo y alcanzar así el 85% del total de la superficie abierta al público.

Source: La Ciudad Prohibida lo es cada vez menos