Dada la presencia física de Iberia en la imagen urbana de Madrid y sus ciudadanos, se considera que para mantener dicha imagen la arquitectura de esta nueva sede debe establecer a su vez ese interesante diálogo con la Terminal T4 y ser en sí misma un edificio con personalidad propia. El proyecto es muy flexible interiormente de manera que no limita el redimensionamiento y la reagrupación de las distintas áreas de trabajo, atendiendo rápidamente a las nuevas necesidades que vaya teniendo Iberia y sus trabajadores, cuya comodidad es fundamental a la hora de concebir el proyecto. Se tiene el mismo interés por el diseño de los espacios de trabajo que por los comunitarios, que al fin y al cabo son los que unen los equipos y fomentan la colaboración. Otro aspecto no menos importante es el hecho de que la compañia muestre su compromiso con la sostenibilidad, no solo en sus operaciones aeronáuticas sino también en sus oficinas.

Source: Estudio Lamela – SEDE DE IBERIA