La rehabilitación de la fachada de este emblemático edificio situado en la Gran Vía del barrio donostiarra de Gros ha sido realizada por Arcaya Arquitectos incorporando aislamiento de alta calidad por el exterior, pero manteniendo la estética anterior del edificio. Se fabricaron paneles con dimensiones superiores al espacio entre ventanas (1800 de ancho), para que cubriera la máxima distancia y la junta vertical se disimulara mejor. Además, se adecuó la altura de la placa horizontalmente para que a lo largo de la fachada visualmente no hubiera ningún corte. Para conseguir esto, el arquitecto creó un recercado de composite volado con una medida determinada para que cuadraran las placas de 508 y visualmente se disimularan las interrupciones. Los arquitectos solicitaron un color tipo arena logrando un mayor contraste con la fachada de hormigón visto y sus recercados.

Source: Arcaya Arquitectos