Inaugurada en 2005, la torre fue diseñada por el arquitecto Jean Nouvel que trabajó con el despacho B720, de Fermín Vázquez. Cilíndrico, el edificio tiene 34 plantas en 145 metros que lo sitúan como el tercero más alto de la ciudad, tras la torre Mapfre y el hotel Arts. Su doble piel lo aísla del frío y el calor y se ilumina cada noche, lo que lo convierte en un icono. Según Nouvel, la forma fálica fue fruto de la inspiración de los pináculos de Montserrat. El rascacielos, ubicado en el distrito 22@ de Barcelona, siempre le ha costado encajar en su entorno y en el mercado inmobiliario.

Source: La torre Agbar, un icono gafado