La avenida Ceramique es el eje central de la reciente extensión que se ha desarrollado, a lo largo del río Maas, sobre una zona industrial próxima al centro de la ciudad. Siguiendo las directrices del plan urbanístico -que imponía zócalos de piedra, revestimientos cerámicos y el carácter público de los patios- el conjunto de 98 viviendas se agrupa en una manzana rectangular alineada con el Bonnefanten Museum, situado en el solar vecino.