La residencia presidencial actual difiere de la residencia original que en 1792 mandó construir George Washington y que fue incendiada por las tropas británicas en 1814. Sobre aquella, se sentaron las bases de la que conocemos hoy y que cuenta, tras diferentes ampliaciones y reformas, 5.000 m2 a los que hay que sumar otros 67.000 m2 de terreno. 

El edificio consta de tres diferenciadas áreas:

El ala este: es la planta que se extiende desde el edificio central hacia la derecha. Allí se ubican las oficinas de la primera dama, un teatro y otras salas de uso doméstico.

El ala oeste: A la izquierda del edificio central. Es el corazón del poder político, en el que trabaja todo el equipo de asesores presidenciales y donde se encuentra el Despacho Oval, construido en 1934. Dispone de dos salas principales: en la que se celebran las reuniones de gabinete y la llamada Sala de Situaciones, destinada a gestionar las crisis de Estado y las emergencias.

La residencia de la familia presidencial: el edificio central, de seis pisos (dos bajo la superficie), acoge las habitaciones privadas, además de una biblioteca, una sala de mapas, un solárium, varias salas de reuniones y los salones donde se celebran comidas de estado y otras ceremonias. En los pisos inferiores se ubica la zona de servicio, que dispone de carpintería, lavandería y cocinas con capacidad para preparar comidas para 140 comensales y aperitivos para más de mil invitados.

En total, la Casa Blanca cuenta con 132 dormitorios, 35 baños, 28 chimeneas, siete ascensores y ocho escaleras. Es esta relación no se incluyen las dependencias del Presidential Emergency Operation Center, un formidable búnker a varios metros bajo la residencia en el que el presidente, su familia y el gabinete pueden refugiarse en caso de un ataque. Además cuenta con una pista de tenis, otra de baloncesto, una bolera, un cine, un salón de belleza, una consulta médica, una floristería, una piscina y una zona para la práctica del golf.

Source: ¿Cómo es la Casa Blanca?