El republicano y presidente de los Estados Unidos de América, Donald Trump, llevaba en su programa político la construcción de un muro en la frontera con México. De todos es sabido esta propuesta, pero queremos plantear la idea de transformar una iniciativa racista, agresiva y extremista, en un evento artístico público ayudando a mejorar la imagen de EEUU.

La tesis del empresario en cuanto a inmigración se refiere, es la realización del muro fronterizo para restringir una posible amenaza a la seguridad del país. Todo un discurso que ahora, proclamado presidente, puede llevar a ejecutar aunque se desconoce la forma de llevarlo a cabo. Una construcción que es sinónimo de violencia y rechazo a la comunidad mexicana. Quien ha vivido en México o ha podido disfrutar de la compañía de amigos mexicanos, sabe la generosidad y la riqueza cultural que proviene del país azteca. No podemos dejar de nombrar, entre muchos artistas, a quizás los más famosos: el espléndido arquitecto y premio Pritzker, Luis Barragán, y la fabulosa e inspiradora pintora, Frida Kahlo. La “muralla del siglo XXI” que propone Trump, pone en práctica la división antes que la conciliación.

En 1973, Christo y Jeanne-Claude, comienzan a entablar un dialogo con Lester Bruhn , un ranchero de California, al cual le proponen crear una obra de arte contemporánea. La idea no se quedaría en una utopía y junto a otros 58 ganaderos, se materializa denominándose Running Face. Antes de llegar a este punto, hubo múltiples “fricciones” por parte de un comité que se creó para la causa alegando que la valla podría dañar el paisaje.

Finalmente, en 1976 la obra comenzó. Se trataba de postes de acero que sujetaban una gran tela blanca de 39,4 kilómetros de longitud y 5,5 metros de altura a través del paisaje y que incluso llegaba a adentrase en el océano. Una gran land art que proponía unir territorios y personas simbólicamente. De acuerdo a lo establecido con los granjeros y las autoridades, la exposición de la obra, que dejaba el paso de vehículos y cuyos materiales fueron reaprovechados, fue retirada 14 días después de su instalación.

La propuesta para adoptar esta obra como el muro que pretende construir Donald Trump, ha sido llevada a cabo por el artista Luis Camnitzer, sumándose a las numerosas protestas artísticas contra el polémico presidente de EEUU.

Source: Running Fence , Trump Muro