Existe la conciencia generalizada de que entre cine y artes plásticas hay una suerte de diálogo -a veces en sintonía, otras en chirriante fricción-, pero la mayoría de los análisis se limitan a constatar citas o préstamos entre uno y otro medio. No abundan las aproximaciones que exploren la estructura profunda de las relaciones entre pintura y cine. Y esto es así porque reflexionar sobre ello significa indagar en la misma naturaleza de la imagen y en la base de nuestra cultura, lo que desborda cualquier intento.

Source: Historias de arte y de cine