El cuadro el Guernica de Picasso constituye una autobiografía de Picasso, sin nada que ver con el bombardeo de la ciudad vasca ni con la guerra. Ni Picasso era comunista ni estaba involucrado en ideologías partidistas y nunca deseó realizar una obra política. Es una síntesis de su vida y de su obra. En el Guernica se plasman momentos clave que le afectaron directamente: el terremoto de Andalucía de 1884, el episodio de su divorcio con Olga Koklova, la grave enfermedad de su amante Marie Thérèse o el difícil nacimiento de Maya.

Además, las alusiones a toro, caballo, mujer de la lámpara y guerrero se hallan relacionados con su vida personal (él es el toro; el caballo, el otro sexo). Según Picasso: “Yo pinto exactamente igual, a como otras personas que escriben su autobiografía”. “Si quiero pintar la guerra, pintaré un arco y una flecha. O una ametralladora”. Por si fuera poco, abandonó elementos como el puño en alto, que pudieran valer políticamente.

La ciudad de Guernica fue bombardeada el 26 de abril de 1937. El director del Museo del Prado en 1936, le encargó esta obra para el pabellón español en la Exposición Universal de París de 1937. El nombre de Guernica provendría de la exclamación que uno de los nacionalistas vascos hizo al visitar su estudio en mayo de 1937 y de su amigo comunista Paul Eluard, autor del poema La Victoria de Guernica.

Todo ello es expuesto en la tesis de José María Juarranz, que sostiene que el mural de Picasso admite una lectura autobiográfica.

Source: ¿Y si ‘el Guernica’ no es Guernica?