Ha surgido una nueva estrella a la sombra de Ámsterdam y ha llegado para quedarse. Trazada por Rem Koolhaas y otros arquitectos galácticos, Almere se ha convertido en una de las metrópolis más innovadoras y atractivas de Holanda, que lleva siglos ganando tierra al mar. Casi todas sus ciudades costeras han crecido arañando territorio al Atlántico, pero sólo hace cincuenta años que se decidió crear verdaderas metrópolis de nueva planta. Y el lugar perfecto para hacerlas realidad era la región de Flevoland que había surgido después de haber desecado una parte importante del Zuiderzee, un inmenso mar interior separado del océano por un collar de islas.

Source: Almere, la ciudad que nació en el fondo del mar